Principios en los que se basa una tasación oficial

en que se debe basar un tasador

Muchas veces en nuestro blog, hablamos de la profesionalidad y los principios sobre los que se sustentan las tasaciones oficiales. En el post de hoy, vamos a hablar sobre ello y a detallar los principios fundamentales que debe cumplir un tasador profesional.

Principio de objetividad e independencia

El primer principio en el que se debe basar una tasación oficial, es la independencia y objetividad del tasador sobre el bien tasado. Esto es, la no dependencia entre la parte interesada y el tasador, además de no tener en cuenta posibles prejuicios sobre una tasación.

En muchas ocasiones, dependiendo de algunas finalidades, como puede ser la tasación pericial contradictoria o la tasación para justificación de subvenciones, los clientes necesitan valores más o menos “reales”, por lo que, hay muchas situaciones en las que el cliente intenta crear un prejuicio al tasador. La normativa es clara en este asunto, y, el tasador debe basarse en dicha norma, la cual dará un resultado que, en ocasiones, no es del gusto del cliente.

Principio de prudencia

Hablamos de prudencia cuando, ante varias posibles situaciones, se toma en cuenta la menor de ellas. Por ejemplo, ante la valoración de un inmueble por distintos métodos, el tasador por prudencia debe basar su tasación en el menor de estos.

Este principio, no es de obligatorio uso en todas las tasaciones, tan solo en las tasaciones que se realizan con finalidades muy concretas, como puede ser garantía hipotecaria o para entidades aseguradoras.

Principio de mayor y mejor uso

De aplicaciçón en aquellas propiedades que puedan ser dedicadas a diferentes usos, el principio de mayor y mejor uso obliga al tasador a buscar el tipo de tasación económicamente más aconsejable.

Este principio suele ser de uso en solares urbanos o suelos urbanizables, en los que, se debe realizar un método residual dinámico o estático, con el cual, se debe analizar la intensidad edificatoria y, tomar como resultado final el que vaya a resultar de mayor valor.

El principio de prudencia y el de mayor y mejor uso pueden sonar contradictorios, de hecho, técnicamente lo son, pero, no son de aplicabilidad en las mismas circunstancias.  El principio de mayor y mejor uso se aplica a solares urbanos o suelos urbanizables, o a aquellos inmuebles en las que la edificabilidad no está agotada. En cambio, el principio de prudencia se recalca sobre los inmuebles o sobre mobiliario.

Principio de sustitución (método de comparación)

El principio de sustitución es aquel que nos hace aplicar el método de comparación en las tasaciones oficiales inmobiliarias. Este principio habla de que el valor de un inmueble es el equivalente al valor que tienen otros inmuebles de similares características y que, pueden ser, sustitutivos de él.

Los principios y las reglas (Norma ECO 805/2003) son dos elementos imprescindibles a la hora de realizar y garantizar una tasación oficial profesional y objetiva.

En Perytas contamos con un amplio equipo de profesionales con una amplia experiencia en la realización de tasaciones oficiales. ¿Necesita una tasación oficial? ¡Contacte con nuestros gestores sin compromiso!

Comparte este artículo