Advertencias y condicionantes en una tasación oficial.

Cuando se realiza una tasación oficial, se debe realizar conforme a la Orden ECO 805/2003, la cual, en su artículo número 10, nos habla de posibles condicionantes y advertencias que pueden afectar a un informe de tasación oficial.

¿Qué es un condicionante en una tasación?

Se entiende por condicionante las diferentes características, documentos y normativas que deben cumplirse para que, el valor de tasación, tenga validez a la hora de ser presentado ante diferentes organismos.  En el caso de que, dicha información no tenga cumplimiento, el valor de tasación quedará condicionado a la resolución de dicho problema.

¿En qué situaciones se pone un condicionante en una tasación?

El caso más habitual de condicionante, es cuando no se posee toda la documentación para las comprobaciones mínimas requeridas (notas simples o comprobaciones urbanísticas) o incluso, aportándolas, la información es errónea.

¿Qué es una advertencia en una tasación?

Debemos de diferenciar las advertencias generales y las advertencias específicas. Entendemos como generales, aquellas en las que se tiene alguna duda acerca del cálculo de valores obtenidos. En cambio, las advertencias específicas son aquellas que pueden afectar directamente al valor de tasación, pudiendo alterarse con el paso del tiempo. Por ejemplo, la situación de pandemia.

¿Situaciones más habituales que producen una advertencia general o específica?

Las situaciones más habituales en las que se dejan advertencias generales son cuando existen dudas sobre la realidad física de un inmueble, cuando el inmueble no está conforme al planeamiento urbanístico o tiene una afección por una expropiación.

En cambio, las situaciones más habituales en las que el informe debe de quedar con una advertencia específica son cuando se realiza una tasación homologada por banco de España, cuando se utiliza sólo el método de comparación o cuando el mercado ha cambiado de forma sustancial en un periodo corto de tiempo.

Los condicionantes y las advertencias pueden llegar a ser perjudiciales para el interesado, ya que, en el caso de una tasación hipotecaria, puede acarrear la negación del banco a aceptar la tasación, y en el caso de tasaciones oficiales, hacer “nulo” el valor tasado.

Para evitar esto, es muy importante aportar siempre la máxima documentación posible, además de conocer las posibles situaciones que la vivienda a tasar pueda tener; estar fuera de ordenación, contar con una superficie edificada mayor de la registrada, estar ubicada en una zona inundable, etc.

¿Necesita una tasación oficial de una propiedad? ¡Contacte con nuestros gestores sin compromiso!

Comparte este artículo